Encontrar(me)

Hay días en los que pierdo, y me pierdo.

O pierdo tras perderme.

Busco la razón o el lugar en el que me perdí. Y de paso, por si acaso, me busco a mi.

Y no me hallo.

Busco entre las gentes que creo que me conocen.

Pero nadie me da razón.

Soy como el nombre que olvidan en el momento en que lo escuchan, o el que no entienden y no se molestan en volver a preguntar.

Lo que me queda se esfuma y mi recuerdo es lejano.

Lo que era se ha ido. Lo que soy no me satisface.

Y para dar fin a esa irrefrenable incertidumbre, decido reinventarme,

en otras razones,

en otros lugares,

en otras gentes,

Con la esperanza última de encontrar -me- lo que tanto sufro haber perdido.

Anuncios

Manual de instrucciones

No se lleva mi paz

el que no estemos juntos.

La vida es corta,

el camino largo

la suerte incierta,

tus ojos color café.

Confío (con toda mi alma) en el universo

y en su habilidad de poner a cada uno en su lugar

y si mi lugar es a tu lado,

y el tuyo al mío

allí terminaremos:

rozando narices, aferrando nuestras manos.

No dudes nunca de mi amor,

que tengo mucho,

lo tenía guardado,

y se me escapó.

Le fascina correr hacia ti,

no se halla en otros caminos.

Del tiempo haz caso omiso,

porque como el vino,

nuestra felicidad,

si la merecemos,

la saborearemos despacio

sabiendo cuánto nos costó.

Y por nosotros no preguntes más, por favor,

porque existimos,

somos reales.

Invisibles, tangibles.

Atemporales e inoportunos

¿Es esto amor?

¿Es esto amor?

Quizás no me daba cuenta

porque mientras camino

transito por él.

Nuestra visión abarca los laterales, el frente y posterior. No el interior.

El antes, o el después.

Todo desde el mirador, nada desde el paisaje.

 

Siempre pensé que el amor te cambiaba

y si no te cambiaba no era amor.

Y amor,

no lo sabía,

pero me cambiaste,

me pusiste los pies en la tierra,

y me invitaste a volar con los ojos sobre el mapa

y no como un pájaro a la deriva.

 

Te debo tanto

te debo todo.

Y no porque todo haya sido por ti

sino porque lo viste primero

y me hiciste asumirlo.

No dependo de ti

no tenemos dependencia,

crecemos creando una sucursal del otro,

Dentro.

 

Si esto no es amor,

Amor,

no sé qué pueda serlo.

Qué puede cambiar tanto a una persona

hasta terminar convirtiéndola en si misma.

En lo que siempre fue

y nunca quiso

en lo que siempre quiso

y nunca fue.

No es una disculpa

Te amo.

Creo que te lo digo mucho,

pero es que lo siento mucho también,

no es disculpa, es abundancia de sentir.

 

Esta necesidad de que lo sepas

me obliga a repetirlo;

uso el lenguaje no verbal

para que tanto amor quepa.

 

Pero más que decírtelo,

quiero demostrártelo.

Cuando se trata de las chispas de dos bocas que se encuentran,

la teoría queda obsoleta.

Conmigo

Llevo tu corazón conmigo,

siento que siempre estás aquí;

Y en mi latido

Está el eco del tuyo.

No tengo que tenerte cerca para amarte,

Porque con saber que existes basta.

Y cuando tu alma despierta

Empieza mi día.

Cierro los ojos y te veo

creo que te inventé en un sueño.

Vi cómo me mirabas

Y ya no tendría que esperar a ser mayor para entenderlo.

Estás conmigo porque estás en mi.

Y como todo lo que es propio, no habrá nada externo que te aparte

Que te saque o que te lleve

De este, tu hogar.

Oro por ti

Oro por ti,

porque sé que tú no lo haces.

Porque te quiero querer como quiero que te quieras.

Porque quiero que te cures

de tanta falta de amor.

Mientras me dejes,

antes de que nos dejemos.