Estoy afuera, sal

 

Las palabras que no se respaldan en acciones

tienen tanto peso como una moneda respaldada en granitos de arena.

Y sin banco central.

 

Se devalúan

No dan abasto.

 

A mí no me digas,

no me llames, ni me escribas:

“quiero verte”.

A mi dime:

Estoy afuera,

Sal.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s