Puedes

Puedes olvidarme.

Puedes olvidar mi risa y el acento con el que pronunciaba tu nombre.

Puedes olvidar mi pintura favorita y la palabra que salía de mi cuando cometía una equivocación.

Puedes olvidar la sensación de nuestros dedos entrelazados y cómo se veía tu reflejo en mis profundos ojos negros.

Olvida mis abrazos y cómo me gustaban tus buenos días.  Olvida cómo se achinaban mis ojos cuando reía. Cuando me hacías reír.

Olvida la poesía en la que te vi y que escribí para ti. Olvida las conversaciones en la madrugada y nuestros besos en tu sofá, lentos y pausados.

Olvida cómo me gusta mi trago y nuestras noches bailando. Olvídate de cómo nuestro tiempo juntos fue una fiesta.

Olvida nuestros atardeceres, nuestro roce de narices y mi cara de alegría al verte cuando me buscabas después de clase.

Olvídate de mí labial rojo y cómo tenia que renunciar a él, por ti.

Olvídame entera. Olvídate de mí. Esto es dañino, para ti, el corazón que olvidé cerrar al salir, y para el nosotros, que sigue siendo aunque no es.

Pero por favor: ¡llámame cuando lo hagas! para brindar por ti y porque yo también, algún día, lo pueda hacer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s