Bésame

Bésame, bésame de nuevo y bésame otra vez.

Mientras lo haces, yo agradeceré que existes,

que siempre estuviste entretejido a mi,

y que, la primera vez que te vi,

no te conocí, te reconocí.

Fuiste la nada que precedió al Big Bang,

y el todo que sucedió.

Eres la expansión.

Una manifestación terrenal

que estructuró mis pensamientos desde su llegada.

Desde allí, no importa

si el sol se pone o vuelve a salir,

si las estrellas llueven, o si se ve Júpiter desde mi ventana;

en todo el universo,

mi evento natural favorito eres tú.

Sucediste y le diste cuerda a un corazón,

y así como un choque eléctrico

te trae a la vida,

tú me llevaste al amor.

Me enseñaste a sentir.

Me enseñaste a amar y a doler.

A entender, lo que antes no podía.

Abriste las puertas

de una nueva vida,

una con dos caminos

y un final:

ese en el que terminamos juntos.

Y aunque por ahora tus latidos estén lejos,

y el vaho que sale de tu boca

no alcance mis frías manos,

el calor de tu alma

se encargará de calentar mi ser.

De momento,

tú cuenta los minutos,

mientras yo cuento los pasos

de esta travesía

que es llegar a ti.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s