Eterno mes de mayo

Te mantienes inocente

al huír de la corrupción cotidiana,

hablas la lengua más suave

que alguna vez escuché,

y amas al prójimo,

con un descomunal amor maternal.

 

Desconoces la guerra,

y aun así te enfrentas a ella

con tal irreverencia

que esta,

temerosa,

se extingue.

 

La ingenuidad,

pura y sencilla de tu existencia,

no se puede siquiera imaginar,

ni con todas las invenciones del hombre,

ni con las condiciones mismas de la filosofía.

 

Y con tal desprendimiento de todo lo terreno,

lo material, lo físico,

solo deduzco que ignoras la codicia, el ego, la vanidad,

y otros males que a todos atormentan.

En tu vocabulario no existe la palabra perdon,

porque no existe contexto para el pecado.

 

Es tal tu condición

que en la misma tierra, aire, agua,

espacio,

y gente que te rodea,

te reflejas,

y estos, hermosos, corresponden a tu bondad.

 

Porque eres como el caribe,

un eterno mes de mayo europeo,

llena de calma y de gozo,

que aunque pareces un mito,

eres una realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s