Paradoja

Cruzo el umbral de la realidad

y me convierto en paradoja.

Aún con el universo en las manos

me cancelo en la ecuación.

La vida no es tan complicada, solía decirme.

La ambiguedad solemne es el himno

cuando lo abstracto se convierte en ley.

Ya no sé qué dicen mis palabras,

me escucho con eco

en el cuarto vacío

de este mito de Babel intrapersonal.

Ya no distingo entre bien y mal,

los justifico a ambos.

Alguien me dijo una vez que con los años aprendemos a justificar lo que siempre hemos tenido dentro.

Pero esta costumbre solo la provocas tú.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s