Beso el sol

Beso el sol entre las sabanas,

y la felicidad inmaculada

no tiene espacio en el altar.

Virgilio reniega de mi,

porque al caminar dejo semillas para que guíen mi regreso;

pero germinan,

y flores amarillas reemplazan su lugar.

Arruiné su paisaje y me abandonó

-Ahora ya no sé si algún camino me lleva a ti,

o si realmente existe camino-.

en la entrada de un circulo nuevo.

Uno al que vamos todos,

por un pecado jamás escrito,

pero que a todos condena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s